Pr?logo

?Tus cuentos sobre tu vida, son tu ?pel?cula??, le enfatizaba a mi nieto Lucas en el restaurante en Ocean Drive de Miami Beach. Procuraba interesarlo en el tema para que tuvi?semos mas que una charla cualquiera durante el almuerzo que est?bamos por compartir junto con su abuela. Ya le conoc?a a este pelao de nueve a?os su capacidad por entender temas filos?ficos, as? que poco tom? convencerlo que profundizara conmigo el concepto que le propon?a.  La filos?fica lecci?n que produjo la encantadora conversaci?n que tuvimos con nuestro nieto me sirvi? para que superara el bloqueo mental que por casi un a?o hab?a impedido el comienzo de este sector de mi sitio Web. M?s adelante en ?El ?MOVIE? de Lucas?, el primero de la serie de an?cdotas y relatos que siguen sobre mi relaci?n con el arte, contar? la historia completa de ese m?gico almuerzo con el muchacho. Valga decir ahora, que de la conversaci?n que tuvimos con Lucas sobre el tema de su pel?cula, me vino la idea de c?mo parcelar mis relatos autobiogr?ficos en un pasillo virtual de memorias y cuentos que tuvieran relaci?n directa con el contenido y la intenci?n de rogeliopretto.com.

Desde que la maravilla del Internet marc? su presencia en el quehacer diario de la humanidad, he pensado en armar mi sitio Web. Despu?s de muchos a?os de entretener la idea, en noviembre del 2009 di arranque al fin al proceso de darle a mi nombre de dominio una presencia en el Internet dedicada a biografiar y documentar la trayectoria y las vivencias m?s sobresalientes de mi viaje dentro del mundo del oficio creativo. El sitio viene siendo un archivo personal de im?genes, documentos, memorias y recuerdos de per?odos y eventos que marcan el camino de mi larga relaci?n con el arte, relaci?n que ha sido trazada por una sucesi?n de eventos cr?ticos que, cada vez, me dirigen de manera radical hacia horizontes de nuevas conquistas personales.

Mis encuentros con esos horizontes han sido definidos por un nutrido surtido de glorias y sufrimientos que no hab?a manera de anticipar. Siempre he sentido que al mirar atr?s, en cada cr?tico cruce de caminos encontrado, he tomado la decisi?n de ir, con entrega y entusiasmo, tras el llamado del camino incierto. No soy de ?sos que le atrae el riesgo de por s?.  Perseguir lo que no me es predecible no es la esencia del atractivo en mi caso, aunque en parte s? lo es. Lo que captura mi atenci?n y me permite sobrellevar el temor de lo que a?n no conozco es la seguridad de saber que, en el camino hacia el nuevo horizonte, tengo la oportunidad de vivir un nuevo cap?tulo de aventura en mi pel?cula. 

En el cuento de mi experiencia con el arte, mi rol protag?nico en ?l tuvo su comienzo cuando era ni?o. Pero mi consciente entrega al existir como artista, y sobrevivir como tal, parte desde el momento en que sent? el llamado del horizonte de ser profesional del oficio de la pintura y tomo la decisi?n de cambiar totalmente de rumbo para echarme al charco de vivir del arte y lo creativo?casi sin saber nadar. Todo lo que he aprendido en mi viaje por el arte desde entonces es en lo que se concentran mis relatos autobiogr?ficos que siguen?y los que espero est?n por escribirse.

<< anterior     siguiente >>